A mi primera máquina de escribir.

 

A Teobaldo le regalaron una máquina de escribir. La máquina había pertenecido a un tío suyo que la había heredado de otro tío, que a su vez la había heredado de otro tío, cuyo tío…

Era una máquina de escribir bastante vieja.

 

(Cuento publicado en Limón partido, Revista infantil, nº 5. Miami: Bibliotecas Independientes de Cuba, 2007). 

Disponible también en este blog: https://artedfactus.wordpress.com/juegos-literarios/