Fuente: Revista Aplausos

Carlos Rodríguez, Miriam Bermúdez, Yvonne López Arenal, Oswaldo Córdova y Carlos Pittella. Foto: Mario García Joya.
Carlos Rodríguez, Miriam Bermúdez, Yvonne López Arenal, Oswaldo Córdova y Carlos Pittella. Foto: Mario García Joya.

Por Arturo Arias-Polo
El Nuevo Herald

Cuando era niña Yvonne López Arenal pasaba por aquella casona de El Vedado sin imaginarse que años después protagonizaría en Miami la historia de su dueña, Catalina Lasa (1875-1930).

”Recuerdo que muchas veces jugaba en las escaleras. Con el tiempo supe que ella apostó por el amor y fue capaz de enfrentarse a la hipocresía y la intolerancia de su época”, expresó la actriz cubana poco antes de iniciar un ensayo de Una rosa para Catalina Lasa, obra de Rosa Ileana Boudet seleccionada para el ciclo de lecturas dramatizadas del Instituto Cultural René Ariza (ICRA) que se presentará esta noche en Teatro en Miami Studio.

”Catalina Lasa fue una mujer muy vinculada a la alta burguesía habanera de principios del siglo XX. Cuando conoció al hacendado Juan Pedro Baró, ella estaba casada. Pero la pasión fue tan fuerte que no le importó que le quitaran sus hijos para escaparse con él a Europa”, explicó.

Más que una biografía de la primera pareja en obtener un divorcio en Cuba ―bajo el gobierno del General Mario García Menocal en 1918― Boudet reinventa la heroína y su entorno. La saca de la tumba y la pone a rastrear su pasado.

”Los hechos no son estrictamente históricos”, aclaró López Arenal, quien durante su infancia llegó a pensar que aquella casa de la calle Paseo era el famoso mausoleo de Catalina, diseñado por el francés René Lalique que aún se conserva en la Necrópolis de Colón. Yvonne destacó que en cuanto leyó el texto descubrió un personaje de múltiples aristas. La actriz no dudó en acometer el proyecto del ICRA en cuanto percibió la maestría con que la dramaturga se sumergió en el interior de esta mujer ―casada en primeras nupcias con Pedro Luis Estévez Abreu, hijo de la patriota y filántropa Marta Abreu― y relacionó su vida amorosa con La Habana de los pregones, los bailes de salón, los olores culinarios y el París de la belle epoque.

”Esta vez contaremos con la participación de los actores Miriam Bermúdez, Carlos Rodríguez, Oswaldo Córdova y la colaboración de Carlos Pittella”, agregó la actriz, quien pertenece a la directiva del Instituto desde su creación en el 2005.

Con esa institución, Yvonne protagonizó su obra Gaviotas habaneras, El mayor general hablará de teogonía, de Pepe Triana, y Las vidas del gato, de Pedro Monge, bajo la conducción de Eddy Díaz Souza, el mismo que dirigirá la lectura de esta noche.

López Arenal salió de Cuba en 1991. Después de una breve estancia entre Venezuela y México, se trasladó a Los Angeles en 1992, donde residió 11 años. Allí apareció en comerciales, la serie de Telemundo Placas, el filme The Esmerald Cut y en el montaje de Sucedió en La Habana con Havanafama. También dirigió Réquiem por Yarini con su compañía La Avellaneda y el grupo Teatro del Juglar, para el Departamento de Asuntos Culturales de la Ciudad. Entre otros títulos, protagonizó La peregrina, de Raúl de Cárdenas, y El súper de Iván Acosta, en la celebración de su vigésimo aniversario. Como directora de programación del Cuban American Institute, coordinó multiples actividades de todas las disciplinas artísticas.

Yvonne se graduó de actuación en el Instituto Superior de Arte de La Habana, bajo la supervisión de la actriz cubana Raquel Revuelta. Pero no fue hasta el estreno de la película Cartas del parque, dirigida por Tomás Gurtiérrez Alea, que se dio a conocer por el gran público. Su trabajo en La victoria, cinta amateur dirigida por el hoy conocido Tomás Piard y la serie De tus sueños a mis sueños engrosan su resumé de los años 80.

Los trabajos de Rosa Ileana Boudet ―dramaturga, periodista e investigadora cubana residente en Santa Mónica― aparecen con frecuencia en publicaciones de Estados Unidos, América Latina y España. Boudet es autora de En tercera persona: crónicas teatrales cubanas, 1969-2000 (Gestos, California, 2004) y otros estudios sobre las tablas en Cuba. Sus cuentos forman parte de diversas antologías, entre ellas, Making a Scene: Cuban Women’s Stories (Mango, Inglaterra, 2004). Actualmente tiene en proceso editorial un libro sobre la escena cubana, a partir del legendario teatro Alhambra, y desde el 2006 mantiene el blog Lanzar la flecha bien lejos.

Una rosa para Catalina Lasa es un un canto a la esperanza”, destacó Yvonne. “Una prueba de que todo siempre puede ser mejor”.

Aarias-polo@herald.com

Una rosa para Catalina Lasa, de Rosa Ileana Boudet en una lectura dramatizada por Yvonne López Arenal. Hoy a las 8 p.m. en Teatro en Miami Studio, 2500 SW 8 Calle. Información: (305) 323-9671.