Ada Nocetti, Miriam Acevedo y Vicente Revuelta en La noche de los asesinos, de José Triana.

Por Olga Connor
Email: olconnor@bellsouth.net
Fuente: El Nuevo Herald

Volver a visitar el teatro de la década de los 60 en Cuba, con un diálogo entre sus protagonistas, es el propósito de la reunión de dramaturgos de adentro y fuera de la isla, mañana (sábado 27 de marzo), en la Universidad de Miami, informó Lillian Manzor, del Archivo Digital de Teatro Cubano de UM, y organizadora del evento con Alberto Sarraín y Uva de Aragón.

La reunión “Protagonistas de los 60” se programó desde noviembre pasado, durante el Festival de Teatro en La Habana, donde el escenógrafo Jesús Ruiz presentó “Los 60 en el diseño escénico cubano”. Manzor la consideró “una maravilla de exposición”, de la cual presentarán fotografías y videos.

Antón Arrufat y Abelardo Estorino, de La Habana, Matías Montes Huidobro, de Miami, Eduardo Manet, de París, y diseñadores y escenógrafos, como Rafael Mirabal, de la Florida, y Eduardo Arrocha, de Cuba, y el curador y escenógrafo Ruiz estarán presentes. Pero faltarán escritores importantes: José Triana, que reside en París, quien declinó participar, y Manuel Reguera Saumell, que vive en España. Las conferencias se celebrarán en el Pabellón Goizueta de la Biblioteca Otto Richter de UM.

Mientras en Miami hay un ambiente caldeado junto con la opinión mundial enfilada contra el gobierno cubano por los atropellos a las Damas de Blanco, el fallecimiento de Orlando Zapata Tamayo y la huelga de hambre de Guillermo Fariñas, en Cuba se desconocen muchos de estos hechos.

“En Cuba no nos enteramos de los titulares, me vine a enterar en Miami”, dijo el dramaturgo Arrufat, que reside en Cuba y se encuentra de visita en Miami desde hace más de un mes. “Yo ni sé quién es Fariñas ni las Damas de Blanco, ahora veo que se hizo una información en el periódico allá, pero nunca he visto una dama de blanco caminando por la ciudad. Ni creo que el pueblo de Cuba las haya visto”. La opinión mundial nunca ha influenciado sobre lo que pasa en Cuba, añadió.

Sin embargo, para estos dramaturgos cubanos de los 60 documentar su época es muy importante, porque fue abundantemente creativa y a la vez peligrosa. “Una época preciosísima del teatro cubano, que después no se repitió”, contó Arrufat. “Después vino un período muy malo, como todos sabemos, que llamamos allá el quinquenio gris, que no fue ni quinquenio ni tan gris tampoco, fue mucho más largo y más oscuro”. Ese tema será acicate para las discusiones en los paneles, pues Arrufat, al recibir el premio de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), por su obra Los siete contra Tebas, en 1968, fue atacado en la prensa oficial cubana y también cuando decidieron publicar la obra, por haber sido “ideológicamente contrario a la Revolución”.

La obra, sobre una lucha fratricida, inspirada en un texto de Esquilo, fue interpretada como comentario crítico después de la invasión de Girón. “Quizás, tal vez mi lectura de Esquilo fue a partir de Girón”, confirmó Arrufat. El escritor piensa que tenía que ver con toda la división de las familias, un tema tabú. Ahora hablará de ella otra vez. “La tenía completamente olvidada, me fui olvidando porque tengo algo dentro de mi naturaleza que todo lo que me haga daño lo voy olvidando completamente. Dejé de escribir teatro, me puse a escribir novelas, esperé la rehabilitación en 1984. Fueron 14 años metido en (el sótano de) una biblioteca”.

Montes Huidobro, que recibió el premio “José Antonio Ramos” en 1960, por su obra Las vacas, ha descrito detalladamente esa década después de exiliarse en 1961, en Persona: vida y máscara en el teatro cubano (1973), y la serie Cuba detrás del telón (2009). En la reunión “documentaremos –porque todavía estamos vivos– una época del teatro nacional”, acotó Montes Huidobro. “Eso es lo significativo, lo que nosotros hicimos, que además de ser parte del teatro es parte de lo que fue Cuba en ese momento, aquí podremos hablar con libertad”, dijo. “Yo creo que para eso nos reunimos, será un debate civil”, apuntó el dramaturgo que reside en Miami.

“Aunque haya diferencias de todo tipo, entre los que vivimos aquí y los que vivimos allá, cuando nos ponemos a conversar hay como una unidad que inmediatamente resurge”, expresó Arrufat acerca de las relaciones entre las dos orillas. “Ese pasado común, ¿crees que se va a borrar?, ¿con qué? No hay goma para eso, no hay goma de borrar que borre eso”.

A Arrufat, que viaja al exterior y publica fuera de la isla, se le honró con el Premio Nacional de Literatura de Cuba 2000; su obra La repetición, de 1960, la pusieron en Miami Nilo Cruz y Frank Quintana en 2008. Sarraín montó Los siete contra Tebas en La Habana, en el 2007. Pero el autor piensa que las divisiones familiares dejaron de ser tabú. “Las familias que viven fuera, no sólo en Miami, sino en España y hasta en Groenlandia, mantienen una relación más intensa y fluida con sus familias [en la isla] que la de antes”.

Evento: Protagonistas de los 60: Caminos, esplendor y obstáculos del teatro cubano.
Día: 27 de marzo de 2010.
Lugar: Colección de la Herencia Cubana (el Pabellón Goizueta de la Biblioteca Otto Richter de la Universidad de Miami).
Cupo limitado.
Reservar con Dinorah Pérez Rementería: d.perezrementeria@umiami.edu