Por Ángel Cuadra
Fuente: Diario Las Américas

Dos obras de teatro se están presentando en Miami Dade que abordan lo cubano en dos aspectos significativos: en el Teatro Miracle, de Coral Way, la pieza The Color of Desire, del joven y laureado dramaturgo cubano Nilo Cruz; y en la pequeña y acogedora sala Havanafama, de la Ave. 10 y Calle 8, del S.W. de Miami, la comedia de corte vernáculo El solar de la palanga de oro, del conocido comediógrafo cubano Raúl de Cárdenas.

(…)

* * *

Foto: Miguel Pascual.

En la sala Havanafama Teatro Studio, los sábados y domingos se está presentando El solar de la palangana de oro, de Raúl de Cárdenas. Esta obra se escribió y representó en Cuba en 1961, bajo el título de La palangana; y trata de la vida y conflictos cotidianos de los vecinos de una casa de vecindad, de las conocidas por solares, cuyos inquilinos son gente pobre cuyo anhelo secreto por poseer algo que los ensalce, se simboliza en una palangana de oro, que ningún otro solar posee.

Pero eso desata una verdadera bronca por la preferencia en el uso de tal objeto, lo que termina en un proceso judicial.

Esta obra es una pequeña joya de teatro vernáculo cubano, con todos los elementos propios de ese género; una estampa criolla, con música popular y bailes, los dicharachos callejeros y la jerga de gente de barrio de baja escala social.

Muy atinada la dirección de Eddy Díaz, cuando al comenzar la obra cada vecino en su cuartico aparece como una figura estática o momentánea estatua que, de pronto, se mueve y comienza a actuar, simbolizando así cada cual un prototipo del cubano del componente social de menos nivel en el país.

Cada cual se enfrenta, y se confiesa, a su drama personal de anhelos, frustraciones sueños. Y en medio de los enredos que se dan en esa vida promiscua, de vez en cuando se oye la explosión de una bomba que han puesto en cualquier lugar los opositores al gobierno de aquellos años 1957 ó 1958.

Bueno el nivel de actuación del conjunto, en el que sobresalen, en mi opinión, Belkis Proenza, como la Madrina; Jorge Ovies, con sus buenas transiciones en el personaje de Cheo el sastre. El resto del elenco también realiza una buena labor: Oneysis Valido como Tila; Carlos Arrechea como Tata y Alexander Jiménez como el Presentador.

* * *

Es así como estas dos obras que aquí comentamos The Color of Desire, de Nilo Cruz y El solar de la palangana de oro, de Raúl de Cárdenas, abordan lo cubano desde distintas perspectivas.

Nilo Cruz, que llegó en edad temprana al exilio, sus obras, se han presentado en los principales escenarios de Estados Unidos y en España y, aunque escritas en inglés, por lo general, han tocado hasta ahora el tema de lo cubano desde varias perspectivas. Con Ana en el Trópico obtuvo el codiciado Premio Pulitzer de Drama. Raúl de Cárdenas lleva muchos años en el exilio. Abundante su labor dramática, en cuyas obras se desarrollan temas cubanos y estampas de la sociedad cubana del ayer, como Las Carbonell de la calle Obispo y En el barrio de Colón.

En síntesis, dos escritores –uno escribe en inglés, el otro en español- separados en el tiempo por la diferencia generacional, pero unidos en el exilio, más allá del tiempo, por un mismo interés; la evocación y la presencia de Cuba.