Oneysis Valido en Obba. Foto: Mario García Joya.

Por Luis de la Paz.

No hace falta ser conocedor de la cultura yoruba ni de las leyendas sobre sus deidades para disfrutar Obba, la puesta de Eddy Díaz Souza en Akuara Teatro: Sala Avellaneda, en el floreciente distrito artístico de Bird Road, en una producción de Artefactus Teatro.

La propuesta de Díaz Souza está inspirada en un texto de Excilia Saldaña (1946-1999). Si hay algo que podría resumirla sería, sin duda, la fuerza poética, la belleza plástica de su realización. El director se apoya en el espléndido trabajo de la actriz Oneysis Valido para desarrollar toda una coreografía, estudiada al detalle, que es como una cantata, al ritmo de tambores, que trae el olor, el sabor, el misterio de la selva y los coloca en las cuatro esquinas del escenario para disfrute de los espectadores.

Extraños y retorcidos artefactos, que recuerdan árboles, cuelgan sugerentes y en ellos la actriz, va prendiendo luces. Luego va contando la historia de Obba desde su nacimiento hasta su trágico final. Calderos, cofres que guardan vistosos tesoros, ramas que se abren como abanicos, esteras de mimbre que se convierten en palacios, lluvia de pompas de jabón, alegóricos títeres creados por Joms Higuerey Mirabal, inmensos paños que se trasforman en ríos mansos o impetuosos; un elaborado vestuario que permite que Obba se convierta en Changó con un par de movimientos o que saque de su cabeza una corona de flores o una impresionante tira de sangre interminable; agua, semillas o cortezas que se esparcen; el impactante maquillaje de Adela Prado; elementos todos, que contribuyen a crear la sobrecogedora magia del teatro, porque de eso se trata.

A pesar de que el texto en sí es pobre y repetitivo, sin muchas aristas para el lucimiento, Oneysis le saca partido apoyando cada frase en una gestualidad a veces provocativa, otras, simple sugerencia, pero casi siempre cadenciosa, precisa. Cada pisada, estremece el aire. Tal vez se pudiera señalar que cuando se encuentra en el fondo del escenario, en ocasiones, necesita proyectar más la voz.

La música, responsabilidad de Nelson Jiménez, donde se mezclan atinadamente sonoridades tradicionales con toques más actuales, piano y guitarra, sencillamente magistral. Da gusto oírla, puro deleite. La iluminación de Mario García Joya, Elena Montes de Oca y Rolando G. Santini, ayuda a conformar la atmósfera de magia y poesía que define y caracteriza el montaje. En fin, una bellísima puesta que ya está en sus últimas funciones y que ningún amante del teatro debe perderse. ¡Apresúrense!

Oneysis Valido en Obba. Foto: Mario García Joya.
Oneysis Valido en Obba. Foto: Mario García Joya.

Funciones hasta el 3 de julio. Viernes y sábados, 8:30 p.m. Domingos, 4:00 p.m.
Boletos: $15.00 (general). $10.00 (estudiantes y adultos mayores).
Akuara Teatro: Sala Avellaneda, 4599 SW. 75 Avenida.
Información y reservaciones: (786) 853 1283 y (786) 704 5715.