En esta foto sin fecha distribuida por el Headlong Theatre, el elenco de “Decade” ensaya en Londres. La producción acerca de los ataques del 11 de septiembre es una pieza teatral colectiva de varios dramaturgos. Headlong Theatre, Tristram Kenton / AP Foto.

Por Mark Kennedy.
The Associated Press
Tomado de El Nuevo Herald.

NUEVA YORK — Al comenzar la obra “The Shoemaker” (el zapatero), de Susan Charlotte, una cliente irrumpe en una zapatería de Manhattan, en lo que luego resulta ser la tarde del 11 de septiembre de 2001.

“Perdone, señora, pero estamos cerrados”, dice el zapatero.

“No puede ser”, dice la mujer trastornada. “Mi alma está quebrada”.

Esta es una de las pocas obras sobre el 11/sep que se hayan escrito en el decenio transcurrido desde los ataques, que se produjeron a escasos miles de metros de Broadway, el corazón del teatro comercial estadounidense.

Los ataques a las torres gemelas y sus secuelas han sido tema de decenas de películas, libros, poemas, canciones y series de televisión, desde “Falling Man” de Don DeLillo hasta “World Trade Center” de Oliver Stone, pasando por “Rescue Me”, el drama sobre los bomberos hecho para televisión.

¿Pero dónde están las obras de teatro sobre el 11/sep?

“No sé por qué nuestros dramaturgos en Estados Unidos no abordan este tema”, dijo Danny Aiello, protagonista de “The Shoemaker”, que concluyó en el off-Broadway el 14 de junio. “Pensábamos que habría un torrente de obras”.

Es verdad que los ataques fueron tema de decenas de obras dramáticas breves en los meses siguientes a los ataques, y se prevé que habrá más para el 10mo aniversario, pero el teatro no ha producido una obra de nivel comparable al álbum “The Rising” de Bruce Springsteen.

“Se diría que la comunidad dramática ha abordado el 11/sep de manera mucho más tímida de lo que cabía esperar”, dijo el dramaturgo Neil LaBute, uno de los primeros que escribió sobre los horrores de ese día. “No parece haber una gran cantidad de obras importantes sobre el tema de esos sucesos”.

La ausencia resulta desconcertante porque el teatro no ha rehuido otros temas impactantes: la guerra de Vietnam y la contracultura en “Hair”, de Rado, Ragni y McDermott; la violación y sometimiento de las mujeres en tiempos de guerra en “Ruined”, de Lynn Nottage; el maccartismo y las listas negras de los años 50 en “Las brujas de Salem”, de Arthur Miller.

El sida, que mató a tantos creadores, también dio lugar a obras notables como “Angels in America” de Tony Kushner. Y hasta un proceso en curso como la guerra de Irak inspiró “Bengal Tiger at the Baghdad Zoo” de Rajiv Joseph, esta temporada en Broadway.

Entonces, ¿por qué no ha habido una obra dramática de envergadura similar acerca del 11/sep? Una razón esgrimida es que no resulta fácil retratar en lenguaje teatral los sucesos globales que antecedieron los ataques y la violencia de ese día atroz.

“El hecho en sí no posee una estructura dramática, con una tensión creciente que desemboca en el hecho. Todo el mundo hacía su vida normal y de repente se produjo la catástrofe y la secuela”, dijo Howard Sherman, un veterano empresario teatral.

Otra razón, piensa, es que el 11/sep fue un suceso demasiado abrumador y a la vez demasiado íntimo: “El efecto fue tan personal y tan profundo para todos en Nueva York y en los círculos concéntricos más allá que resulta difícil encontrar una historia universal sobre la experiencia”.

Desde luego que podría ser imposible encontrarle algún sentido al 11/sep, y mucha gente se declara insatisfecha con la mayoría de las obras de arte generadas por los ataques.

“En muchos sentidos es como el Holocausto”, dijo el director teatral Rupert Goold en una entrevista desde Londres. “Frente a un suceso de tal magnitud, los dramaturgos se sienten intimidados y les parece un acto de soberbia decir que ‘penetraré hasta el meollo de esta tragedia'”.

Goold está montando uno de los sucesos teatrales más esperados en el 10mo aniversario de los ataques.

En un edificio abandonado a orillas del Támesis, su compañía presentará “Decade”, una pieza escrita colectivamente por varios dramaturgos, incluidos Christopher Shinn, John Logan y Nottage. Al liberar a un escritor individual del peso de tener que escribir la Gran Obra del 11/Sep, la pieza tendrá una atmósfera abstracta, onírica.

“Hablamos mucho sobre lo que sería un mal espectáculo acerca del 11/sep: sería de mal gusto una pieza que tratara de recrear los sucesos en el escenario o que siguiera una línea política muy definida”, dijo Goold. “Es algo frágil”.

En Nueva York, varias obras debutarán en las prócimas semanas. “By the Dawn’s Early Light”, de Mel Nieves, explora el impacto de los ataques en tres familias latinas. “Invasion!”, que debutó el año pasado y acaba de reponerse, indaga en los prejuicios que enfrentan los que provienen del oriente medio.

El periodista de AP Hillel Italie contribuyó a esta historia.


Internet:

http://www.headlongtheatre.co.uk

http://www.publictheater.org/

http://theatrerow.org/theacorn.htm

http://www.smokemirrors.org