Aroa Morales.
El Mundo.es l 12/18/2011.

Adentrarse en la lectura del género teatral no es fácil. Ya lo dicen desde la librería Yorick, especializada en artes escénicas: “el libro de teatro no es de fácil acceso, no se refleja en los medios pero, sin embargo, hay gente que estudia, lee o enseña teatro”.
En esta librería de Madrid, en la que se pueden encontrar más de 2.500 títulos de unas 300 editoriales, consideran que “es difícil que un dramaturgo se haga famoso hoy en día”, ya que, “aunque hay muchos, pocos son los que pueden vivir de su escritura”. En lo que se refiere a títulos, afirman que “se venden más obras de autores contemporáneos que clásicos” aunque esto “va por épocas”. Pero, ¿existe el libro de teatro más vendido? “No hay ninguno en especial, sería injusto decir un título y no otro. En el teatro no hay ‘best-seller'”, sentencian.

¿Hay diferencia entre leer teatro y leer otros géneros?

Las diferencias entre leer teatro y otros tipos de géneros parecen evidentes pero ¿qué piensan de esto los profesionales del sector? Por su parte, David Fraile -Gerente de la Sala Cuarta Pared y coordinador de su escuela-, cree que “otro tipo de literatura satisface más directamente el tiempo de ocio, es más intrigante… mientras que el teatro contemporáneo va más a descubrir qué hay detrás de los personajes, indaga más en la conducta”.
Melanie Pindado -directora de la Sala Triángulo- considera que “no hay tanta diferencia entre leer teatro o leer novelas”, aunque, “como aficionada al género, cuando leo teatro me imagino la escena en un espacio escénico, o incluso en el patio de butacas, en vez de en uno físico como me pasa con la novela”.

¿Qué libros recomendarías para leer teatro?

Para David Fraile sería “muy bueno que alguien que se inicia en la lectura de teatro esté guiado, ya que por lo menos tiene que saber que éste no responde a una estructura narrativa”. Al mismo tiempo, considera que “esa persona debe saber que el teatro no tiene porqué ver con la imagen clásica, a lo mejor puede encontrar algo que conecte más con la realidad social”. Para él, tres buenos títulos serían ‘Terror y miseria en el Primer Franquismo’, de José Sanchís Sinisterra; ‘Terror y miseria en el Tercer Reich’ de Bertolt Brecht y ‘Las manos: Trilogía de la juventud’, de J.R Fernández, Javier G. Yagüe y Yolanda Pallín.
Por su parte, Melanie Pindado cree que un clásico sería lo mejor: “tal vez ‘La vida es sueño’, de Calderón de la Barca, por su sentido filosófico, su carga, el no saber distinguir lo que es realidad de lo que no… aunque ahora que lo pienso no sé, quizá no sería el más apropiado”, ríe.

¿Un título imprescindible?

“Es muy difícil escoger, pero me quedo con Brecht y su ‘Terror y miseria’, es un libro muy importante”, comenta Fraile.
“Es imposible elegir y más desde mi posición, tengo que defender la dramaturgia contemporánea”, afirma Pindado. “Creo que es muy defendible leer el teatro que están haciendo ahora nuevos autores como J.R. Fernández, Mayorga, Angélica Liddell, Sanzol…”

¿Qué autores y obras están cosechando éxito actualmente?

Melanie Pindado lo tiene claro, “creo que los espectáculos que han hecho dramaturgia de vivencia en primera persona están muy en auge. Se demanda bastante porque el público se identifica con ellos. Un buen ejemplo es ‘Protagonizo’, de Ester Bellver, porque es sincera y está escrita desde el yo. Se podría decir que este tipo de obras dan respuesta a preguntas propias, aunque las respondan otros”.
“Afortunadamente hay autores y directores modernos y contemporáneos que están teniendo mucho éxito”, comenta David Fraile. “Alfredo Sanzol, Andrés Lima con su grupo Animalario, J.G. Yagüe, Rodrigo García, Angélica Liddell… hay mucha gente con éxito en cartelera en lo que se refiere al teatro contemporáneo. En lo que se refiere al clásico, nunca faltan Arthur Miller o Tennessee Williams en la programación”.