Se cumplen 200 años del nacimiento del escritor. (Foto: Archivo/ ElUniversal).

El actor Simon Callow destacó el gusto del novelista por esa actividad

Notimex / El Universal.mx | 06/19/ 2012.

No obstante que su “fuerte” fue la escritura, la verdadera pasión del novelista británico Charles Dickens (1812-1870) fue el teatro, aseguró hoy aquí el actor Simon Callow (1949) .

Entrevistado a propósito de la charla que ofrecerá mañana en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón, del Centro Cultural Universitario (CCU) , como parte de las conmemoraciones del bicentenario del nacimiento del escritor, Callow sostuvo que más que escribir, “Dickens amaba la actuación y todo lo que tenía que ver con el teatro”.

Por cinco años de su vida, recordó el actor, Dickens fue al teatro diario; “deseaba ser actor, tanto que cuando trabajó como asistente en un despecho jurídico, hizo audiciones para una obra de teatro, pero enfermó el día de la audición y una semana después, le ofrecieron un trabajo en el Parlamento Inglés transcribiendo los discursos”.

Callow abundó que “pronto se convirtió en el reportero más solicitado; en seguida inició escribiendo reportajes para algunos periódicos y se convirtió en una de las estrellas de su tiempo”, lo que ocasionó que por algún tiempo se olvidará del teatro.

Luego de haberse convertido en un famoso novelista, Dickens regresó al teatro, disciplina en la que se desempeñó por el resto de su vida, ya sea como actor, director o dramaturgo.

“Lamentablemente sus obras de teatro, era lo único que no estaban bien, eran terribles”, anotó el también director de teatro, cine y televisión.

Para el también autor de biografías de Orson Welles y Charles Laughton, cualquier cosa que realizaba Dickens, tanto en el teatro como en la escritura “lo hacia con energía y sus obras (de teatro), comenzaron siendo de entrenamiento para sus hijos, en navidad” .

“Dickens era el más feliz involucrado en la producción de alguna obra y más cuando actuaba; era un gran mago cuando actuaba; la gente decía que era el mejor mago, al final, todo esto es poco usual, pues ningún otro gran novelista se comportó así, incluso, todo lo que hay en sus novelas es tocado por el teatro”, subrayó.

En su opinión, varios de los personajes de sus novelas “tienen esa energía del teatro. ahí que al momento de en que fueron escritas las adaptó él mismo, aún antes de que terminará de escribirlas por otras personas, dijo el actor. Callow, el hecho de que Dickens no fuera un destacado actor y director teatral lo dejó frustrado.

“Dickens decía que era algo aledaño, aunque reconoció que su genio era para la escritura”, comentó Callow, quien agregó que una semana antes de la muerte del novelista, éste caminaba por la calle junto con un par de amigos, se encontró un teatro y les dijo: “eso fue lo que yo debí haber hecho con mi vida”.

Anécdotas como la anterior y otras serán el hilo conductor de la charla que ofrecerá mañana, el también escritor británico, que estará basada en su libro “Charles Dickens y el gran teatro del mundo”, que hace un breve recuento de la vida de este autor, así como su incursión en el teatro.

“Investigue mucho sobre Dickens, leí cerca de 30 libros de sus contemporáneos, quienes hablaban de él y sus miles de cartas; al final hice una especie de biografía, entregué el libro y dije que lo iba a cortar, pero mis editores me dijeron que no, que les funciona todo”, explicó Callow.

“Este libro fue realizado a la manera en que escribió Dickens, con rapidez y precisión, es como una reacción directa e inmediata. El propósito fue dar una idea de cómo era Dickens, no es historia literaria, sino más bien es sobre cómo la gente lo veía y cómo se veía asimismo”, concluyó.