Por Antonio Orlando Rodríguez.

A 55 años de su primera representación, Artefactus Cultural Project rescata Gas en los poros, una de las obras iniciales del dramaturgo cubano Matías Montes Huidobro, y también, como el tiempo se ha encargado de demostrar, una de las más significativas. Estrenada en La Habana, en 1961, llega ahora a la escena de Miami en un montaje de Eddy Díaz Souza que la resignifica con una lectura personal que pone de relieve diferentes aristas de los personajes y de su interacción.

Si en el momento de su aparición Gas en los poros remitía, más allá de su ambigüedad y de sus cimientos simbólicos, a un tiempo y un espacio específicos, al instalarse en el siglo XXI se ha convertido en un drama que nos sitúa ante una historia de represión y de búsqueda de libertad con una proyección más universal y de mayor carga semántica. La tortura física y sicológica deviene metáfora de relaciones marcadas por la voluntad de reprimir y controlar al otro. Leída desde nuestros días, esta pesadilla teatral sobre el ejercicio del poder, el miedo y la violencia, sobre la mentira y la traición como formas de sobrevivencia, adquiere renovada actualidad. Y nos enfrenta a la certeza de que a nuestro alrededor hay otros muchos sótanos y lobos feroces empujando a los seres humanos a situaciones límite.

Los personajes de la Madre y la Hija, interpretados por Daisy Fontao y Belkis Proenza, se enfrentan en una ceremonia que se adivina diaria e interminable, a sus dolorosos ritos; cada una apela a sus armas personales en un infructuoso exorcismo de la culpa y del error. Este sangriento cuento de hadas sobre las tiranías (personales, sociales, políticas) constituye un notable aporte a la literatura escénica cubana, que prolonga, desde novedosas y sombrías perspectivas, el tradicional motivo de las relaciones familiares, y que se instala, tempranamente, en las coordenadas del teatro de la crueldad que enmarcaron buena parte de la mejor dramaturgia producida en la isla en la década de 1960.

Resulta inusual y reconfortante que en los tiempos que corren Artefactus Cultural Project haya apostado por un texto artístico, complejo y retador, cuya plasmación exige un alto nivel de entrega dramática y psicológica de sus intérpretes, y que reclama, de principio a fin, la complicidad y la inteligencia del espectador. Merecido homenaje, además, a un autor para quien el teatro ha sido, y es, más que vocación o compromiso, parte intrínseca de su vida.

sep

Gas en los poros, de Matías Montes Huidobro, con las actuaciones de Daisy Fontao y Belkis Proenza, en una puesta en escena de Eddy Díaz Souza.
Temporada del 4 al 19 de marzo, sábados a las 8:30 p.m. y domingos a las 6:00 p.m.                          Sala Artefactus, 12302 SW 133rd CT. Miami, FL 33186.
Para información y reservaciones, llamar al 786-704.5715.